×
×

Albert Pla

Albert Pla

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 

Detalle autor

Biografía

ALBERT PLA nació en Sabadell (Barcelona) el 22 de septiembre de 1966. Tras pasar completamente desapercibido por la escuela de educación primaria, «un buen día siente la necesidad de retirarse del mundanal ruido y se encierra en su habitación a meditar. Al salir, nace un hombre nuevo. [...]

Se convence de que su futuro está en la letra impresa, hasta que una vieja guitarra cae en sus manos. Con lo poco que sabe rascarla, le salen un par de canciones preciosas. La tercera ya es una maravilla. Se pasa dos o tres años mirando la televisión en un piso de las afueras de la ciudad, donde acude toda la intelectualidad maldita del momento, al tiempo que, en sus ratos libres, trabaja en el ramo de la confección.

Pero lo que de verdad importa son esos peque¤os trozos de papel que se van llenando de notas y acordes; auténticas semillas para futuras composiciones. Y as¡, ni corto ni perezoso, se presenta con un ramillete de cancioncillas a un festival de Jóvenes Cantautores que se celebra muy lejos de su ciudad natal. Lo gana de calle y sus amigos lo celebran con jolgorio. Saca su primer L.P y todo el pais se conmociona.»

Esta intro-presentación nos aproxima a la personalidad de un hombre y de un gran artista provocador, controvertido y polémico, que podrá gustar más o menos, pero que fue, indiscutiblemente, un revulsivo radical, frente al riesgo que suponía el excesivo tracendentalismo, la extremada seriedad y la falta real de originalidad creativa en que podía caer la llamada "canción de autor" en un momento en el que, entrados ya de lleno en la consolidación de la transición democrática en España, sus creadores necesitaban replantearse su identidad artística, social, e, incluso, política o ideológica. (O sea, "un respiro" en la conocida "crisis de los cantaurores" producida en los años ochenta).

Alber Pla, en efecto, se presentó a la "IV Muestra Nacional de Canción de Autor para Jóvenes Intérpretes" que organizada por el Instituto de la Juventud, se celebró en Jaén del 26 al 29 de octubre de 1988; muestra que en realidad era un concurso en el que se premiaba al ganador con la posibilidad de grabar y de lanzar al mercado su primer LP.

El día que se celebró en Jaén, la final de la muestra –concretamente en el teatro Asuán–, Albert Pla actuó el último; nos lo cuenta José Manuel Gómez en el prólogo de su libro "El hombre que nos roba la novias", en el que se recogen las letras de las canciones de Pla entre 1989 y 2003: «Pla era el último cantautor que cerraba el concurso y hasta entonces no había ocurrido nada especial, algunas canciones estimables, bien arropadas por músicos profesionales, pero nada deslumbrante.»

Su salida al escenario fue tímida, silenciosa y de una gran sobriedad; se puso a cantar y consiguió atrapar no solamente al jurado, sino a todas las personas que habían asistido a la muestra como espectadores.

Tras su actuación, se celebró la reunión del jurado, una reunión que como afirma José Manuel Gómez, en el libro antes citado, «fue la más corta de su vida». Albert Pla claramente, y sin lugar a dudas, había ganado el concurso.

Al año siguiente, Pla grabó su primer disco "Ho sento molt" (1989), al que siguió "Aquí s'acaba el que es donava" (1990). Dos años más tarde, fichó en la discográfica BMG-Ariola y editó su primer disco cantado en castellano, titulado "No sólo de rumba vive el hombre".

En 1995, cuando Albert Pla se disponía a grabar su siguiente disco, al que pensaba titular "Veintegenarios", se le planteó un problema: una de sus nuevas canciones, llamada "La dejo o no la dejo", narraba la historia de un hombre que se debatía entre la duda de abandonar o no a su novia –que era una activista terrorista– o hacer la vista gorda, por amor, y seguir con ella. La compañía discográfica, tras considerar –absurdamente– que era una canción que podía ser entendida como "apología del terrorismo", decidió vetarla, y el nuevo disco no pudo salir al mercado. Después, pasados dos años, aquel disco se editó finalmente con el título de "Veintegenarios en Albuquerque" (1997).

Merece la pena hacer referencia también, a otros dos discos de Pla especialmente interesantes: "Supone Fonollosa" (1975), en el que musicaliza e interpreta poemas del escritor catalán José María Fonollosa (1922-1991), y "Anem al llit?" (2002), un disco de nanas "para no despertar a los niños", ocho cantadas en catalán, y dos, en castellano. Discos a los que les han seguido "Cançons D'Amor I Droga. Pla es fa el Sales" (2003) –álbum en el que retoma parte de la obra poética y musical de Pepe Sales: pintor, poeta y compositor fallecido en 1994–; ·Un regalito para espanya" (2003); "Vida y milagros" (2006); "La diferencia" (2008); "Concert a París" (2011) –grabado junto con Joan Miquel Oliver– y "Somiatruites" (2011), materialización discográfica del espectáculo que Pla estrenó con ese mismo nombre, acompañado del compositor francés Pascal Comelade.

Con independencia, y a la vez relacionada con su actividad como compositor y cantante, Albert Pla desarrolla una intensa tarea como actor y creador de innovadores y originales espectáculos musicales.

Ha colaborado por ejemplo en producciones cinematográficas como "Airbag" (1997) y "Rey gitano" (2015), de Juanma Bajo Ulloa; "A los que aman" (1998), de Isabel Coixet; "Honor de cavallería" (2006), de Albert Serra; o "Murieron por encima de sus posibilidades" (2014), de Isaki Lacuesta.

Por otra parte ha participado en obras teatrales como "Cara cuero" (1997), de Helmut Krausser, dirigida por Pepe Miravete; o "Llits"("Camas") con banda sonora de Lluís Llach y Borja Penalba; y ha montado sus propios espectáculos como "Somiatruites" –antes citado–; o más recientemente el musical "Guerra", dirigido por Pepe Miravete, con la l3 acompañan Raül Fernández "Refree" y de Fermín Muguruzauna reflexión sobre la guerra y la forma en que nos la cuentan que utiliza la música, el teatro, las proyecciones y los efectos multimedia para crear un musical, tan provocador como irónico–.

(Fotografías de Xavier Pintanel y Ferrán Sendra.)

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)