×
×

Antonio Flores

Antonio Flores

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 
Fecha de fallecimiento: 
Año de fallecimiento: 

Detalle autor

Biografía

Antonio González Flores nació el 14 de noviembre de 1961 en Madrid en el seno de una familia muy ligada al mundo artístico y de una enorme personalidad. Fue el único varón del matrimonio entre la cantante Lola Flores y el guitarrista Antonio González "El Pescaílla"; segundo de los tres hijos del matrimonio; y hermano de las también cantantes Lolita y Rosario. Circunstancia que, indiscutiblemente, marcó claramente su vida en todos los sentidos.

Antonio aprendió a tocar la guitarra de la mano de su padre, y aunque, en principio pareció inclinarse a desarrollar su actividad artística en en el mundo del cine, pronto empezó a sentir una especial atracción por la música y la composición e interpretación de canciones fusionando sus raíces gitanas y flamencas con el universo del rock y del blues. De hecho en 1978 estuvo colaborando en el grupo Cucharada del que también formó parte Manolo Tena.

En 1980, con la producción de Jorge Álvarez y la colaboración del guitarrista Miguel Botafogo, Antonio Flores preparó y grabó, con Epic-Sony Music, su primer LP titulado "Antonio"; obra en la que incluyó uno de sus grandes y míticos temas llamado "No dudaría" –contra la violencia–, y canciones como "Libre" –de Paco Cepero–, asií como versiones muy personales de "Cáliz" de Chico Buarque y Gilberto Gil o de "Fe ciega, faca afilada" compuesta por Milton Nascimento y Ronaldo Bastos.

Al año siguiente, también con la producción de Jorge Álvarez y arreglos de Luis Cobos, Antonio grabó su segundo LP titulado "Al caer el sol" (1981), disco en el que incorporó un mayor número de canciones propias, e incluyó nuevas versiones, destacando, entre ellas, "El fantasma de Canterville" de Charlie García, o "Pongamos que hablo de Madrid" de Joaquín Sabina y del inolvidable Antonio Sánchez.

Aquel disco a pesar de su calidad no tuvo el éxito esperado y la compañía discográfica rescindió su contrato con Antonio; situación que le obligó a realizar un relativo parón en su trabajo de creación musical que compensó con su actividad cinematográfica. Concretamente participó como protagonista en la película "Colegas" (1982), de Eloy de la Iglesia. Curiosamente en la banda sonora de la película puede escucharse la canción "Lejos de aquí" que Antonio grabó en aquella ocasión volviendo a encontrarse con el grupo Cucharada.

Tras trabajar y participar en otras películas como "El balcón abierto" (1984), de Jaime Camino; o "Calé" (1987) de Carlos Serrano, Antonio volvió al universo de la creación musical grabando y publicando su tercer disco con el sello Twins con la producción de Carlos Nerea; disco titulado "Gran Vía" (1988) en el que por primera vez Antonio añadió a su nombre artístico el apellido de su madre –auténtica "madre coraje"FloresAntonio Flores–.

Una vez más, el éxito discográfico, y, a la vez. el reconocimiento como compositor e intérprete, no le acompañó a Antonio en la medida en la que se lo merecía por la  calidad de su trabajo Frente a aquella situación, sin duda injusta y depresiva, Antonio, entre 1988 a 1994, volvió a su actividad cinematográfica como actor y, por supuesto, siguió componiendo canciones que era en realidad lo que más le gustaba.

En 1994 se publicó el recopilatorio "Lo mejor de Antonio Flores", y Antonio grabó, si duda, uno de sus más hermosos discos titulado "Cosas mías" incluyendo grandes canciones como "Alba" –dedicada a su hija–, "Siete vidas", "Cuerpo de mujer" o "Arriba los corazones". Aquel disco –presentado en la sala Morocco de Madrid– por fin, se convirtió en un gran éxiro y dio lugar a la realización de una gira por toda España de la que surgió la grabación del álbum "Antonio Flores en concierto" (1995) que lamentablemetne se convirtió en su último disco.

Lola Flores, la madre de Antonio, falleció el 16 de mayo de 1995, y quince días después, el 31 de mayo, Antonio, que no pudo soportar esa ausencia y ese desgarro, murió en la casa familiar de El Lerele en Madrid. Tenía la hermosa juventud de 33 años.

A partir de la muerte de Antonio Flores, como puede comprobarse en su discografía, han sido muy numerosas, y de gran calidad, las antologías que se han publicado de su obra.

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)