×
×

Antonio Vega

Antonio Vega

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 
Fecha de fallecimiento: 
Año de fallecimiento: 

Detalle autor

Biografía

ANTONIO VEGA nació en Madrid el 16 de diciembre de 1967 y ha sido, –y sigue siendo en sus obras– uno de los más importantes cantautores, y de mayor calidad, surgido en nuestra música popular contemporánea.

"Yo nací un 16 de diciembre, el de 1957 en particular, con mucha prisa pues solo había transcurrido siete meses y medio de embarazo. – cuenta el propio AntonioDos hermanos esperaban por mi en los sabores del uso de la razón y tres hermanas por llegar completarían la saga de los Vega. Una educación afortunada, sobre la base de la humildad y la entrega, me protegió a lo largo de 20 años, en que el servicio militar cerraría primero y abriría después las etapas de mi vida.

Mi inclinación por la música y los instrumentos se puso de manifiesto muy joven, a los 10 años, cuando asistía en calidad de "oyente" a las clases de guitarra que tomaban Ricardo y Carlos. Con los ojos clavados en las manos y los trastes, procuraba retener sonidos y sus correspondientes posiciones en el mástil, luego cuando todo terminaba me acercaba a la guitarra casi tan grande como yo y acariciando tembloroso sus cuerdas, pensaba en que algún día yo la pondría sobre mis muslos y mis manos la harían soñar".

Antonio estudió en el Liceo Francés, de Madrid, donde actuó por primera vez recién cumplidos los 14 años. Centro educativo en el que también estudiaban Nacho García Vega –su primo– y Carlos Brooking, trío que, a mediados de los 70 –junto a Ahmed Belghitti y Jaime Conde–, formaron una banda llamada Uhu Helicopter.

Cuando acabó sus estudios en el Liceo Francés, Antonio emprendió varias carreras: arquitectura, sociología, físicas; e incluso quiso ser piloto de aviones. Pero, en realidad, lo dejó todo a medio camino obsesionado y apasionado por la música y la guitarra. No quería estudiar, quería tocar, tocar y tocar.

En 1978 formó, junto a Nacho García Vega (guitarra), Carlos Brooking (bajo) y Ñete (batería), el grupo Nacha Pop, grupo con el que Antonio compuso hermosos temas que forman parte destacada del cancionero popular español, entre ellas, por ejemplo, "Chica de ayer", "Lucha de gigantes" o "Persiguiendo sombras".

En 1980 Nacha Pop grabó su primer disco producido por Teddy Bautista para Hispavox; disco al que le sucedieron: "Buena disposición" (1982); "Más números, otras letras" (1983); "Una décima de segundo" (1984); "Dibujos animados" (1985) y "El momento" (1987).

Ocho años después –1988– la banda decidió separarse tras la celebración de dos conciertos en la sala Jácara de Madrid; conciertos que fueron grabados en directo y que fueron recogidos en el disco "Nacha Pop. 1980-1988" que se convirtió en el epitafio del grupo.

Tras la disolución de Nacha Pop, Antonio Vega continúo su carrera en solitario. En 1991 grabó su primer disco titulado "No me iré mañana" –en el que manifiesta una clara aproximación al género de la "canción de autor"–.

Al año siguiente apareció un recopilatorio llamada "El sitio de mi recreo" en el que recogió algunas canciones de la época de Nacha Pop y canciones más recientes. Destacan en aquella obra, por ejemplo. "Chica de ayer", "Lucha de Gigantes", "Una décima de segundo", "Ansiedad" –preciosa versión de la canción de Cheline Sarabia– o "El sitio de mi recreo" convertida en un gran éxito que le convirtió en uno de los más importantes compositores de la época, en el ámbito de la canción popular.

Tal fue el éxito obtenido, que la discográfica Polygran –en la que grabó los dos discos anteriores– decidió plantear y grabar un disco homenaje a Antonio titulado "…Ese chico triste y solitario" (1983) en el que participaron, entre otros, Ketama, Rosendo, Gabinete Galigari, Gemán Coppini, Manolo Tena, Duncan Dhu o Los Secretos.

En 1994 apareció su tercer LP "Océano de sol", grabado en Inglaterra y producido por Phil Manzanera, en el que incluyó, entre otras canciones, una nueva versión de "El sitio de mi creo".

Tras un silencio de cuatro años, en 1998, Antonio Vega publicó su cuarto disco "Anatomía de una ola", disco que él consideró "su trabajo de madurez" y del que dijo: «Es mi orgullo y mi esperanza. Nunca antes había tenido la sensación de tener una joya entre mis manos. ¡Tomadla y hacedla vuestra!».

Tras la publicación de "Anatomía de una ola" Antonio cambió de compañía discográfica y grabó "De un lugar perdido" (2001) con EMI, álbum al que le sucedieron el titulado genéricamente "Básico" (2002) –grabado en un concierto acústico ofrecido el 5 de julio de 2001 en el Círculo de Bellas Artes de Madrid–; "Escapadas" (2004) –en el que recoge una selección de las colaboraciones y versiones realizadas en los últimos años–; y "300 noches con Marga" (2005) –disco compuesto, grabado y editado tras la muerte de su compañera Marga del Río, y del que escribió: “Hacia finales del mes de Junio del año 2004, y después de pasar por el peor momento de mi vida, sin duda, comenzó la aventura de este 3000 noches con Marga. Con vehemencia enfermiza, me sumergí en una dedicación incesante a mi trabajo. Escribí, arreglé y di forma, una a una, a los temas que componen esta obra en un momento en el que, como hoy, mi corazón se hallaba desbordado por el dolor. Todo giraba en torno a la figura de Margarita del Río Reyes, la mujer que me lo dio todo por nada y a la que he consagrado mi vida entera. Lo que me quede, de ella."

El 12 de mayo de 2009 nos despertamos con la trágica noticia de su muerte, tras varios días ingresado en el hospital Puerta del Hierro de Madrid, Antonio nos dejaba a causa de una dolencia pulmonar. En aquel momento estaba trabajando en un disco en directo que tenía previsto lanzar a finales de año y embarcado en una pequeña gira por teatros de toda España; disco del que pudimos disfrutar en el año 2012 con el titulo de "Antes de haber nacido" y en el que Antonio nos ofreció una canción inédita que es la que le da título al álbum.

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)