×
×

Clara Montes

Clara Montes

Tipo: 
Autor / Intérprete
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 
Lugar de residencia: 

Detalle autor

Biografía

CLARA MONTES nació en Madrid en 1968. Desde muy pequeña y en su adolescencia recibió una sólida formación musical –sobre todo relacionada con el flamenco– primero a través de su padre, y posteriormente recibiendo clases de guitarra del compositor, profesor y concertista Andrés Batista.

Durante un tiempo Clara vivió en Buenos Aires donde nació su vocación de cantante. A su regreso a España, entre 1991 y 1994, participó en el cuadro de danza "Contrastes"; y en 1992 obtuvo el Primer Premio de Canción Española en el Certamen de Participación Ciudadana de Madrid.

Clara empezó a frecuentar el circuito de cafés-concierto de Madrid y colaboró en el álbum "Emboscados" (1994) de Amancio Prada, oratorio para dos voces, guitarras, flauta, percusión, violín y violonchelo, con arreglos de Ricard Miralles, así como en la gira a la que dio lugar ese trabajo (1993-1997). También participó en el doble CD "Diván del Tamarit" (1998) de Carlos Cano sobre textos de Federico García Lorca.

En 1998, Clara Montes grabó su primer disco en solitario, cantando doce poemas de Antonio Gala musicalizados por Pedro Guerra, Juan Carlos Calderón, Jaime Márquez, Arturo Pareja Obregón, Antonio Vega, Paco Ortega, Juan Cerro, Rosana Arbelo, García Morcillo y Víctor Mariñas. Disco, producido por Rosa León, que recibió el Premio de la Música en la especialidad de Canción Española, y que Antonio Gala presentó con las siguientes palabras:

«La música es la hermana mayor de la poesía: la que sabe expresar lo que las palabras no pueden.

De su mano, llega este compacto en el que aparecen enriquecidos doce textos míos. Enriquecidos por muy diversos compositores, y enriquecidos por la voz de rosa y luz que a Clara Montes le ha sido dada.

Ella, a la que conozco desde niña, canta con su nombre y apellido. Con el deslumbramiento y la irradiación de su nombre; con la frondosidad y la densidad de su apellido.

Yo aquí no hice más que el préstamo de mis versos. A cambio recibí las dádivas de una entrega, de una sabiduría, de una profesionalidad, de una confianza y de variadas ilusiones.

Este compacto es el resultado de un amor y de muchos amores. Ojalá sea escuchado con la misma pasión con que se hizo.»

Tras aquel primer disco grabó el titulado "El sur de la pasión" (2000) con canciones de Manolo Tena, Laura Granados, Gato Pérez, Paco Ortega, LuisGómez Escolar, Mikel Snal y Lúcas Álvarez de Toledo; bellísima obra en la que aparece también un tema creado musical y poéticamente por ella misma, al que llamó: "Cruce de caminos".

En el año 2002, apareció en el mercado discográfico "Canalla pa'bien" álbum que recoge en directo el concierto que Clara ofreció ese mismo año en el Teatro Pavon de Madrid; con la colaboración de invitados especiales como la actiz Natalia Dicenta, Josele Santiago del grupo "Los Enemigos", Arcángel y Shuarma del grupo "Elefantes".

Dos años más tarde, Clara Montes nos sorprendió con su obra sin duda más personal y de mayor calidad hasta el momento: La titulada "Uniendo puertos" (2004); disco de resonancias mediterráneas que viaja desde el fado portugués a la música italiana, pasando por la rumba y por las profundas sonoridades de la música árabe.

En "Uniendo puertos" predominan las canciones creadas por Clara, y destaca, como curiosidad, una preciosa versión del "Romance de Curro «El Palmo»", conocida canción de Joan Manuel Serrat.

A partir de ahí, Clara Montes nos ha venido ofreciendo los siguientes discos: "Desgarrada" (2007) –grabado en directo y en acústico–; "A manos llenas" (2009) –un homenaje a Rafael de León y, con él, a la copla–; "Sinfónica Clara" (2012) –grabado en el Teatro Jovellanos de Gijón junto con la Orquesta Sinfónica “Ciudad de Gijón” y con el acompañamiento de Josemi Carmona, Dorantes, Zenet y Pepe Habichuela–; "Vuelvo a Antonio Gala" (2013); y más recientemente "Los amores oscuros" –banda sonora de la obra teatral con el mismo nombre, producida y dirigida por ella misma, y acompañada de José Luis Montón a la guitarra–.

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)