×
×

David DelRío

David DelRío

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 
Lugar de residencia: 

Detalle autor

Biografía

Contemplando una vieja fotografía del año 85 de un niño rizoso con una guitarra de juguete en los brazos, comienzo a deslizar las primeras palabras sobre la historia y las canciones que salieron de esas pequeñas manos y esos alborotados pelos, muchos años después.

Mis primeros recuerdos musicales, aunque parezca increíble, son imágenes. Y es que hay imágenes que suenan, como la de aquellos cassettes enormes que había en las guanteras del 127 de mi padre, con leyendas de Simon & Garfunkel, Neil Diamond o Bob Dylan.

Fue, sin embargo, años después, en mitad del sol de junio del 95, cuando la radio sacudió mi corazón, y una canción llamada "Something for the pain" del grupo americano Bon Jovi, despertó algo dentro de mí. Desde aquella tarde, mi idilio con la música comenzaba de forma inevitable, sin imaginar dónde me llevaría…

Cuatro años después de aquello, tras sumergirme en todos los cassettes y canciones de bandas que me volaban la cabeza –Aerosmith, BJ, Cinderella, Bryan Adams…–, me convertí casi sin querer en «el bajista que toca porque es amigo». Así se iniciaba una etapa que duró ocho años y que me llevó desde los primeros años de garaje y maquetas, a recorrer cantidad de escenarios, grabar un disco, abrir para grandes grupos, ganar concursos –como el Villa de Bilbao– y disfrutar del adolescente sueño del rock en pequeñas dosis.

Pero llegó el momento de dejarlo y crecer; el sueño de Casi famosos se desvanecía, y yo me refugiaba cada vez más en las canciones que de verdad me hacían sentir vivo, más allá de estereotipos. Mis viajes empezaban a llenarse con acordes de Bruce Springsteen, Tom Petty, Southside Johnny o John Mellencamp, y sentía que otro viaje comenzaba, el mío, lejos del bajo y del hard-rock.

El año 2008 fue una travesía en el desierto musical. Gracias a las noches en casa de mi mejor amigo empecé a encontrarme entre fotogramas clásicos, libros del beat y muchas canciones cada vez más cercanas. Fueron los tiempos más bonitos que recuerdo, con guitarra y cervezas, cantando temas de Urquijo, Sabina, Calamaro o Bunbury, tantos y tantos días que se volvían madrugadas. De ahí salieron los primeros versos propios, había vida en ellos. Siempre he pensado que para escribir con certeza hay que vivir mucho en la duda.

"Cuentas Pendientes", era el resumen de canciones de esos años, volcado en cuerpo y alma en lograr hacer sonar las mejores canciones que había escrito en aquel tiempo. Juntos dimos forma a "La radio salvó mi vida", rindiendo tributo al momento clave que me había llevado hasta ahí.

 

Tras una nominación a mejor canción en los premios de la Música de Asturias, y una gira de presentación estival, disuelvo la banda por motivos personales.

Decidí seguir el vuelo en solitario, «aún podemos ser libres dentro de una canción», y DelRío más que nunca hasta ahora, soy yo, porque ya no concibo la canción sin «honestidad brutal».

"Al menos tenemos zapatos" es el primer EP que he grabado y sé que no será el último, ya sólo conozco una forma de vida, y es la de escribir canciones y hacerlas caminar, son mis zapatos.

Desde el extrarradio de Oviedo, en la ciudad de las chimeneas, al otro lado del puente y del río, donde un desguace y un geriátrico llegan a unirse en un golpe de vista, donde las vías te llevan hacia el mar o la meseta, seguiré escribiendo como me enseñaron los poetas y los songwriters.

«Porque sé que Roma sigue ardiendo, y los tiempos están cambiando y un futuro no deja de rodar, rodar y rodar hacia mí.»

See ya soon. David del Río

A finales de 2015 aparece el disco mi segundo EP "La venganza de los songwriters".

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)