×
×

Enrique Moratalla

Enrique Moratalla

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 
Lugar de residencia: 

Detalle autor

Biografía

ENRIQUE MORATALLA nació en Granada en 1956. A los diecisiete años se incorporó al colectivo andaluz "Manifiesto Canción del Sur" integrado, entre otros creadores, por Antonio Mata, Carlos Cano, Antonio Fernández Ferrer, Esteban Valdivieso o Ángel Luis Luque.

Para Enrique, como él mismo confiesa, "Manifiesto Canción del Sur" fue la "rosa de los vientos" que, de alguna manera, le orientó y le marcó el rumbo en su transitar por la vida; un rumbo siempre regido por una sensibilidad desbordante que –como le solía decir Carlos Cano– hacía que su música y su voz pareciera que le «salían del estómago».

Entre las canciones que Enrique compuso en aquellos primeros años destacan, por ejemplo, "Andaluz en agonía", "Sin otras armas" –hermosa canción de amor– y "Gacela del amor desesperado" –compuesta sobre el poema de Federico García Lorca–, canciones a partir de las que algunos críticos llegaron a considerarle la voz con más posibilidades dentro del Manifiesto.

Lamentablemente Enrique no pudo grabar en aquel momento, pero lo hizo años después –concretamente en 2001– año en el que publicó un doble álbum titulado "Corazón transeúnte"; preciosa obra, editada por el sello discográfico Big Bang, en la que contó con importantes colaboraciones como las de Josep Pons, Graham Foster, Enrique Morente, Aurora Beltrán (del grupo "Tahúres Zurdos") o el extraordinario pianista Henry Vincent Kneuer; antiguos compañeros de Manifiesto, como Antonio Mata o Esteban Valdivieso; y la participación de José Saramago, que realizó la introducción del tema "Oda marítima (A vosotros)", canción creada sobre un texto de Pessoa al que puso música Ángel Luis Luque y de la que Enrique realiza una hermosa adaptación.

A partir de la publicación de su álbum "Corazón transeunte" Enrique emprendió una intensa y diversificada actividad musical: Colaboró en numerosos conciertos, con Amancio Prada y cantaores flamencos, como Segundo Falcón con el espectáculo "Tierra de nadie"; compartió escenario –en una larga gira por América– con la orquesta marroquí Chekara y la peruana de los Hermanos Madueño; y desarrolló una relación musical estable con el grupo de tango moderno "Libertango Camerata".

En 2004, Enrique grabó su segundo disco "Fabiola 11" –con las colaboraciones de Eva la Hierbabuena y Tomatito–; y dos años después un tercer álbum en homenaje a Carlos Cano y a Federico García Lorca al que tituló “El diván del Tamarit” y en el que incluyó su propia musicalización y recreación de la "Gacela del amor desesperado" y la presencia, con su voz, de Elodia Campra, cómplice de aquella inolvidable experiencia que supuso "Manifiesto Canción del Sur".

Por aquella misma época Enrique participó en Buenos Aires y Valparaíso (Chile), en la puesta en escena de la única operita –opera-tango– de Astor Piazzolla, "María de Buenos Aires"; obra que se grabó en forma de Suite, junto con el poeta argentino Horacio Ferrer, la soprano María Rey-Joly y el quinteto "Versus Ensemble", y que fue publicada en agosto de 2007.

Más recientemente, Enrique Moratalla –en 2013– he grabado su disco “La flor del frío”, bajo la dirección de Michael Thomas. Disco en el que recoge siete canciones propias –letra y música– entre las que figura un homenaje a Enrique Morente al que titula "Geografía de una amistad", y un guiño a Juan de Loxa en el tema que abre el álbum: "Coplas para robarte el corazón". Por otra parte en "La flor del frío", el cantautor granadino incluye también canciones de compañeros y amigos "ausentes" como "Yo voy soñando caminos", de Antonio Machado y Esteban Valdivieso; "Al son de la ea" de Antonio Mata –acompañado por Patricia Lázaro–; "Penumbra", creada con Carlos Cano; y dos canciones creadas sobre textos musicalizados de Pablo del Águila y Carmelo Sánchez Muros.

(Fotografias de Maria José Faus y Francisco Fernández.)

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)