×
×

Lole Montoya

Lole Montoya

Tipo: 
Autor / Intérprete
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 

Detalle autor

Biografía

DOLORES MONTOYA Rodriguez (Lole) nació en Sevilla, en 1954; hija de la cantaora y bailaora Antonia Rodríguez Moreno "La Negra", y del bailaor Juan Montoya, llevó desde siempre el flamenco en la sangre. Siendo muy niña, se inició en el mundo artístico cantando y bailando en noches de tablao y, por supuesto, en esa escuela del cante y del baile que siempre suele ser la familia gitana.

En 1973 Lole se unió a Manuel Molina Jiménez (Manuel) y formaron el dúo conocido como "Lole y Manuel"; dúo que en 1975 grabó su primer LP, al que titularon "Nuevo día", obra producido por Ricardo Pachón, en la que colaboraron músicos como Manolo Garrrido, Manolo Rosa, Pepe Marrufo y Carlos Cárcamo del grupo "Granada".

En aquel disco nos ofrecieron diez hermosísimas canciones; entre ellas, "Bulerías de la luna", "Sangre gitana y mora, "Un cuento para mi niño", "El río de mi Sevilla" o "Todo es de color", bulerías que se convirtieron en una de sus canciones más emblemáticas.

El mismo año en que Lole y y Manuel grabaron la canción "Todo es de color" lo hicieron también los componentes del grupo Triana, adaptándola e incorporándola a su primer disco, "El patio". Años después, ya en 2001, Alejandro Sanz, fiel al texto original de Lole y Manuel, también incluyó esta canción en su disco "MTV Unplugged".

En 1976, Lole y Manuel grabaron su segundo LP producido igualmente por Ricardo Pachón y editado por la compañía discográfica CBS, al que llamaron "Paisaje del agua". En él con la misma línea musical y temática del anterior, nos ofrecieron bellas canciones como "Tarantos del hombre", "Dime", "Alegrías de la Lole", "Bulerías de Manuel", o "Tu mirá", canción que fue seleccionada en 2004, por Quintín Tarantino para la banda sonora de su película "Kill Bill 2".

De aquel álbum hay que destacar también los dos extraordinarios retratos de Lole y de Manuel que aparecen en la portada y en la contraportada de la carpeta; retratos creado por Máximo Moreno.

Más tarde Lole y Manuel grabaron tres nuevos discos, "Lole y Manuel" (1977), "Al alba con alegría" (1980) –dedicado a su hija Alba, nacida en 1978– y "Casta" (1984).

A finales de 1986, de forma inesperada, Lole y Manuel decidieron separarse, emprendiendo cada uno de ellos su carrera en solitario. No obstante, con el paso del tiempo, tuvieron varios encuentros artísticos de los que nacieron tres nuevos discos.

El primero fue "Lole y Manuel cantan a Manuel de Falla" (1992) grabado con la Orquesta Sinfónica de Londres y producido por José Miguel Évora.

El segundo disco, nuevamente dedicado a su hija, que acababa de cumplir quince años, se tituló "Alba Molina" (1994). Precioso disco en el que además de la canción que abría el CD, "Alba Molina""niña de los ojos grandes, ojos grandes de gitana"–, interpretaron el poema "Silbo del dale", de Miguel Hernández; "Arriba el cielo" dedicado a Camarón de la Isla –al que les unía una gran amistad–, y "Verde aceituna", canción escrita por Alba.

Finalmente el tercer disco publicado por Lope y Manuel fue el que grabaron en directo en el Teatro Monumental de Madrid en junio de 1995, acompañados de los Orquesta de Televisión Española dirigida por José Miguel Évora.

Relacionado con la obra del dúo Lole y Manuel es importante destacar el disco que Alba Molina grabó en 2016 dedicado a sus padres; disco en el que, acompañada del guitarrista Joselito Acedo, interpretó once de sus canciones más hermosas y populares.

Lole Montoya, tras la ruptura del dúo con Manuel Molina, reapareció en el mercado discográfico con un CD titulado "Liberado" (1997), compuesto en su mayoría por canciones de contenido religioso o espiritual, pero, a la vez, profundamente comprometidas con los grandes valores humanos y democráticos; canciones como la titulada "No creo" –escrita por Luis Alfredo Díaz–.

Siete años más tarde, en 2004, Lole grabó su segundo disco en solitario al que llamó "Ni el oro ni la plata"; un disco al que personalmente calificaría como de la madurez, que supuso una especie de encuentro equilibrado y fiel con toda su trayectoria artística y con su experiencia personal.

Más recientemente Lole nos ha ofrecido un tercer disco titulado "Metáfora" (2007) en el que incluye una versión muy personal de "La maza" de Silvio Rodríguez.

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)