×
×

Lourdes Iriondo

Lourdes Iriondo

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 
Año de fallecimiento: 

Detalle autor

Biografía

LOURDES IRIONDO, nacida en Donostia y resiente en Urnieta, fue una de las fundadoras del colectivo de nueva canción vasca "Ez Dok Amairu".

Vinculada al mundo de la ikastola de la postguerra, fue una mujer sencillamente extraordinaria que, con su sensibilidad y con una voz limpia y serena, interpretó sus propias canciones, y canciones basadas en textos de otros autores como Xabier Lete –su compañero amado e inseparable–, José Mari Lekuona o José María Iparraguirre. Su cantar fue tan hermoso –y hoy podemos comprobarlo en sus grabaciones– que llegó a ser llamada "la Joan Baez del País Vasco".

«Empecé a cantar en 1964 –cuenta Lourdes a la revista "Teleguía (4 de noviembre del 67)–. Hice la traducción al vascuence de "No tengo edad para amar". Una amiga me pidió que la cantara en un festival y lo hice. A partir de ahí me llamaron de Radio Popular de Loyola y me di a conocer. Como no quería cantar lo de siempre, compuse dos canciones más modernas. Después, añadí dos más de mi repertorio, también compuestas por mí y me empezaron a llamar de los pueblo. Jamás habían conocido una chica que cantara en euskera, acompañada de su guitarra, canciones modernas.»

Sus primeras canciones, grabadas en varios singles y en un LP –editadas por Belter, a finales de los sesenta–, fueron de contenido claro, directo y comprometido, compromiso que ella misma verbalizaba a través de su canción "Ez gaude konforme": «Gazte gera gazte, / ta ez gaude konforme / mundu garbiago bat / bizi nahi genduke, / gezurraren kontra / injustizirik ez.» («Somos jóvenes / y no estamos conformes, / queremos un mundo más limpio, / sin mentira / Y sin injusticia.»)

Compromiso contra la mentira y la injusticia, y en defensa de los derechos humanos que Lourdes adquirió siendo muy joven, y que siempre supo mantener vinculado a una visión esperanzada de la realidad y del futuro de la humanidad, en general, y del pueblo vasco en particular.

En 1969, tras grabar su primer LP en Belter, Lourdes Iriondo grabó su segundo álbum con el sello discográfico Herri Gogoa, y, cinco años después (1974), volvió a hacerlo con el sello Artezi; de este último disco se publicó una crítica en el "Diario Femenino" de Barcelona, dirigido por Ángeles Massó, en el que se decía: «Lourdes Iriondo, joven independiente, de exótica belleza, es la más importante representante de la canción vasca».

Lourdes publicó también discos dedicados a cuentos infantiles como "Maripetralin" (1975) o “Ortzadarra” (1978) y trabajó en la elaboración de textos infantiles basados en el folklore nacional como “Martin Arotza eta Jaun Deabrua. Sendagile maltzurra" (1973), "Asto baten malura" y "Buruntza azpian" (1975).

Hoy, Lourdes ya no está entre nosotros –falleció el 27 de diciembre de 2005–, pero ahí queda "la senda luminosa del destino compartido" que proclamaba y profetizaba en su canción "Ez gera alferrik pasako":

«Beste esku batzuek jasoko dute gure lana, / ez gera alferrik pasako. / Badu bizitzak etorkizun bat, / ez da ametsik desegingo». («Otras manos recogerán el fruto de nuestro trabajo, / no pasaremos inútilmente. / Pues la vida tiene un futuro, / ni un sueño se desperdiciará.»)

                                    

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)