×
×

Luz Casal

Luz Casal

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 

Detalle autor

Biografía

LUZ CASAL nació en la localidad de Baimorto, en La Coruña.

Cuando tenía seis meses, sus padres se trasladaron a vivir a Asturias, donde transcurrió toda su infancia y adolescencia.

Cuenta que desde muy pequeña le gustaba subirse a cualquier mesa, como si fuera un escenario improvisado, y lanzarse a cantar, y que, ya entonces, empezó a sentir ese "gusanillo" de la música al que algunos llaman vocación.

En Asturias entró a formar parre del grupo de rock Los Fannys, que interpretaba versiones de canciones conocidas, e inició sus estudios de solfeo, piano y ballet.

Poco después de cumplir los dieciseis años, Luz decidió trasladarse a Madrid para intentar abrirse camino en el mundo de la música; camino que se inició, en 1980, cuando la discográfica Philips le propuso grabar un single para tantear la reacción del mercado. En aquel disco sencillo, firmado como "LUZZ" –por eso de darle más fuerza a su nombre–, grabó la canción "El ascensor", que obtuvo un buen éxito y por el que recibió el premio de la crítica como artista revelación. En la cara B de aquel single grabó la canción "Ámame una noche más".

En 1982, entró en contacto con Carlos Narea, que se convertiría en el productor de sus cuatro primeros discos grabados en la compañía discográfica Zafiro: "Luz" (1982), "Los ojos del gato" (1984), "III" (1985) y "Quiéreme aunque te duela" (1987), discos en los que Luz contó con la colaboración de músicos y letristas como Hilario Camacho, Manolo Tena, Carmen Santonja, aime Asúa, Antonio Vega, o Santiago Auserón.

          

Tras la edición de aquellos cuatro primeros LP's, Luz emprendió una nueva etapa profesional en la que, decidió cambiar de productor –que a partir de entonces sería Paco Trinidad–, fichó para la compañía discográfica Hispavox, en la que editó un quinto álbum titulado "Luz V" (1989), disco en el que incluyó, entre otras, dos canciones que de alguna forma marcaron el inicio de una evolución musical e interpretativa que, a partir de aquel momento, sería imparable. Me refiero a las canciones "Te dejé maechar" –compuesta por David Summers y Daniel Mezquita– y "No me importa nada" –de Pancho y Gloria Varona.

Dos años después, Pedro Almodóvar la invitó a participar en la banda sonora de la película "Tacones lejanos", en la que interpretó el bolero de Agustín Lara "Pienso en ti" y una adaptación del tema "Un año de amor" de la cantante italiana Mina; aquellas dos bellísimas canciones –incorporadas en el disco que contenía la banda sonora de la película y en su álbum "A contraluz" (1991)– supusieron la definitiva consagración de Luz Casal como una de las mejores voces de nuestra canción popular, destacando, sobre todo, por la fuerza, por la sinceridad y por la profundidad de su voz.

Cuatro años después de aquel gran éxito, Luz reapareció con un nuevo disco al que llamó "Como la flor prometida" (1995), álbum en el que nos ofreció una magistral interpretación del tema "Lo eres todo", de Vainica Doble; sin duda, una de las más hermosas canciones de amor compuestas y grabadas en la década de los noventa.

Después, Luz, que siempre ha sido muy exigente consigo misma, dedicó prácticamente cinco años a replantearse y proyectar cuál podría ser su futuro artístico; un tiempo en el que no cesó de dar recitales –entre ellos, el que protagonizó en el teatro Olympia, de París en 1999– y en el que, además de publicar un recopilatorio al que llamó "Pequeños y grandes éxitos" (1996), colaboró con Carlos Núñez en su primera álbum "A irmandade das estrelas" (1996). En aquel disco, acompañada a la guitarra por Ry Cooder, Luz cantó, en gallego, el tema "Negra sombra", sobre un texto de Rosalía de Castro. Tema que Alejandro Amenábar incorporó, en 2004, a la banda sonora de la película "Mar adentro".

Pasados aquellos cinco años, Luz reapareció, serena e irresistiblemente atractiva en su disco "Un mar de confianza" (2000). Una obra cuidada y mimada en todos lo aspectos: magistralmente dirigida por Nick Patrich, Javier Monforte y Joe Dworniak; con un elenco extraordinario de músicos que lograron darle al álbum unas hermosas sonoridades sinfónicas, y con la aportación bella y delicada, de Cristina García Rodero, fotógrafa que ilustró la portada y los interiores sabiendo traducir, a través de sus imágenes, el clima íntimo, confiado y sereno que Luz Casal deseaba transmitir a través de sus canciones.

          

Unas canciones en las que en torno al amor como valor de referencia Luz recupera y proclama otros valores tan básicos para la vida como la igualdad, el sentimiento la ternura y la confianza.

Entre esas canciones cabe destacar "Sumisa" –que clama contra la opresión a la que las mujeres se encuentran sometidas con frecuencia; "Sentir" –canto a la esperanza desde la recuperación del valor de la esperanza; o "Momentos de Ternura", canción en la que Luz y Pablo Guerrero reivindican la ternura como uno de los valores que más nos identifican como seres humanos.

En 2001, también en colaboración con Pablo Guerrero, Luz participó en la banda sonora de la película "El bosque animado", colaboración por la que fueron galardonados con el Premio Goya 2002 a la mejor canción original.

Seguidamente Luz Casal grabó dos nuevos discos muy en la línea musical y temática de "Un mar de confusiones": "Con otra mirada" (2002) y "Sencilla alegría" (2004); así mismo publicó un nuevo recopilatorio –doble CD– titulado "Pequeños, medianos y grandes exitos".

En 2007, Luz sufrió un cáncer de mama que supo afrontar con energía, lucha por la vida y esperanza; circunstancia que, –en cuanto le fue posible– no impidió que siguiera componiendo; reapareciendo nueve meses después con un nuevo álbum titulado "Vida tóxica", obra a la que le han sucedido: los discos "La pasión" (2009) –sentido homenaje a la música hispanoamericana–; un nuevo recopilatorio editado en 2011 con el título de "Un ramo de rosas"; y el doble CD "Almas gemelas" (2013) en España y "Alma" en el resto del mundo.

Para concluir, destacar que Luz Casal a lo largo de su historia profesional ha recibido numerosos y merecidos reconocimientos y premiso por su trabajo, entre ellos: Premio Goya –junto con Pablo Guerrero– a la mejor canción original de la película "El bosque animado"; Medalla de las Artes y las Letras de Francia (2009); Medalla de Oro de la Ciudad de París (2010); Medalla de Oro de la Ciudad de Madrid (2010); Premio Rolling Stone por una vida dedicada al rock; el Grammy Latino honorífico, o el Premio Nacional de Músicas Actuales (2013).

         

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)