×
×

Rosa León

Rosa León

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 
  •  

Detalle autor

Biografía

ROSA LEÓN nació en Madrid el 4 de septiembre de 1951. A principio de los setenta empezó a cantar formando un dúo con Jorge Krahe; dúo que se hacía llamar "Rosa y Jorge", con el que colaboraba Javier Krahe, que en aquel momento vivía en París y solía mandarles los textos de sus primeras canciones, a los que Jorge ponía música para incorporarlas después a su repertorio.

Entre aquellas canciones merece la pena destacar la que se puede considerar como una de las más bellas canciones de amor compuestas en los años setenta: "Nos ocupamos del mar"; hermosísimo canto al valor de la igualdad en las relaciones de pareja que arremetía contra el machismo de la época, y que todavía, en muchos casos, sigue teniendo vigencia.

«Nos ocupamos del mar / y tenemos dividida la tarea. / Yo me cuido de las olas, / él vigila la marea. / Es cansado, / por eso al llegar la noche / él se recuesta a mi lado, / mis ojos en su costado. / Cuidamos también la tierra / y también con el trabajo dividido. / Él troncos, frutos y flores, / y yo riego lo escondido. / Es cansado, / por eso al llegar la noche / ella descansa a mi lado, / mis manos en su costado. / Todas las cosas tratamos / cada uno según es nuestro talante. / él lo que tiene importancia, / y yo todo lo importante. / Es cansado, / por eso al llegar la noche / él se recuesta a mi lado, / mi voz en su costado.»

En 1972, Rosa decidió empezar a cantar en solitario. Por mediación de Moncho Alpuente, entró en contacto con Aute, que en aquel momento tenía varias canciones nuevas, pero que no tenía previsto grabar. A Rosa le gustaron aquellas canciones y decidió incorporarlas a su repertorio; canciones que grabó inicialmente en varios singles publicados por EMI-Odeón.

El primer LP editado por Rosa se tituló "De alguna manera" (EMI, 1973). En él incluyó "Nos ocupamos del mar" de Javier y Jorge Krahe; dos poemas de Mario Benedetti –musicalizados por Alberto Fabero–: "La secretaria ideal" y "Guardería"; el poema "La soltera", de José Luis García Sánchez –al que ella misma puso música–; y siete temas de Aute: cuatro satíricos: "Canción consumo", "Los fantasmas", "Retales, chapuza y pastiche" y "Viva el beat, el rock, el pop, el soul y lo demás", y tres de sus más bellas canciones de amor: "De alguna manera", "Cuando tú te vayas" y la inolvidable "Las cuatro y diez".

Al año siguiente, Rosa León grabó su segundo LP titulado "Cuentopos"; dedicado a los niños. Obra en la que recogió e interpretó trece canciones de la poeta argentina Maria Elena Walsh, en ese momento muy poco conocida en España.

Aquel fue uno de los primeros discos grabados en nuestro país que se tomaba en serio la música para niños, entendiendo la importancia que tiene la educación musical en el desarrollo de las personalidad infantil, sobre todo, en lo que se refiere al desarrollo de las capacidades para la imaginación y para la fantasía; capacidades que, en la voz de Rosa y en los textos de Maria Elena, quedan plenamente estimuladas y reforzadas.

Este interés hacia el mundo infantil siempre ha permanecido en la actividad creadora de Rosa León como una de sus más destacadas inquietudes. Así, en los años ochenta grabó dos nuevos discos: "Canciones para niños I y II" (Movieplay), en los que, siempre con la presencia de Maria Elena Walsh, inició un magnifico trabajo de adaptación e interpretación de canciones infantiles populares; trabajo que continuó realizando en los discos "Los cochinitos" (1995) y "Érase una vez" (2006).

En 1975, volviendo a sus creaciones para adultos, y en la misma línea del primer LP, Rosa grabó el titulado "Al alba" (Ariola) –producido por Caballero Bonald–, en el que volvió a anticipar canciones de Aute, como "Al alba" o "Pétalo" –que tres años después él incluiría en su disco "Albanta"–, y en el que incluyó temas con textos de nuestros poetas contemporáneos como Carlos Álvarez, Jaime Gil de Biedma o Jesús Munárriz.

Al año siguiente, también en la compañía discográfica Ariola, apareció su LP "Oído por ahí", disco en el que se repite la presencia de Aute con la canción "A por el mar" –bellísimo canto a la libertad y a la esperanza–, y temas sobre textos de Blas de Otero"Campo de amor"–, de Chicho Sánchez Ferlosio"Como canta la paloma"–, de Pablo Neruda"El monte y el río"– o, de nuevo, de Jesús Munárriz con "Porque no estamos conformes".

Tras aquel disco, en 1978, Rosa lanzó al mercado su primer y único álbum editado por la compañía CBS: "Tiempo al tiempo". Un disco arreglado y producido por Teddy Bautista que prácticamente pasó desapercibido, pero que considero que hay que destacar y rescatar, entre otras razones, porque en él Rosa incorporó varias magníficas canciones sobre poemas del escritor canario Agustín Millares y la canción "Miedo", compuesta sobre un tema de Basilio Martín Patino musicalizado por Teddy; canción que describe magistralmente la situación interior y los sentimientos de toda una generación de españoles que se vio obligada a vivir bajo la amenaza de la dictadura franquista y que, a partir de finales de 1975, empezó a sentir la presencia esperanzadora de la libertad.

«Porque nací con el miedo / y miedo era, / de tanto miedo me libro / ¡de tanto! / es como empezar a ser mujer, / al fin y al cabo / sobre la tierra sin miedo / recién nacido y desnudo. / Porque nací con el miedo / y miedo era / miedo sobre miedo miedo / que es como nacer esclavo: / Cuántos miedos a la sombra cara al sol / y la camisa bordada de terror, / que con miedo me parieron / y con miedo me amasaron / y en el miedo me hice vieja, / llena de miedo y de años, / amedrentada con el miedo / de quienes del miedo alzaron la bandera, / ciegos de miedo viviendo / ellos también amiedados. / ¡Cuánto años en el miedo, amortajado! / Quiero comerme el miedo de una vez, / todo el miedo del mundo, / todo el miedo... / ¡y vomitarlo! [...]»

Rosa estuvo cinco años sin grabar ningún LP, hasta que reapareció con Fonomusic, en 1983, para ofrecernos varios discos editados con cierta regularidad: "Rosa se está buscando en el espejo" (1983), "Cuenta conmigo" (1984), "Y si partimos todo a la mitad" (1986) y "Cansado está mi niño" (1988).

Uno de los acontecimientos musicales importantes de los años ochenta fue el protagonizado por Rosa en el teatro Alcalá, de Madrid, el 6 de mayo de 1986. Aquel día dio un concierto en directo al que llamó "Amigas mías", en el que interpretó una amplia selección de sus canciones acompañada de María Dolores Pradera, Marina Rossell y Massiel, y respaldada por Nuria Espert –que recitó "Endecha española" de María Elena Walsh–, Mari Carmen con su Doña Rogelia y por un coro singular en el que participaron Cristina Almeida, Pilar Trenas, Maruja Torres, Merche González Frías, María Asquerino, Roda María Mateo, Ángeles Caso, Ana García Rivas, Ana Diosdado y Lolo Rico.

En 1990, Rosa decidió rendirle un homenaje a Rafael Alberti y, tras varios meses trabajando codo a codo con el poeta gaditano, grabó un doble LP al que tituló "Paloma desesperada", en el que interpretó trece canciones basadas en sus poemas, musicalizados por ella misma y por José María Cano, Manolo Díaz, Aute, Paco Ibáñez, Sergio Aschero, Luis Mendo, Bernardo Fuster, Carlos Guastavino y Alberto Estébanez.

Hermosísima obra, apasionadamente cantada por Rosa, en la que queda registrada también la voz de Rafael recitando algunos de sus poemas.

Tras la grabación del disco "Paloma desesperada", Rosa León emprendió una retirada del mundo de la canción como intérprete que, como era de esperar fue gozosamente interrumpida con la grabación de dos nuevos discos: "Mujeres" (1991) y "¡Ay amor!" (1992). Posteriormente Rosa ha sido productura de otros artistas como María Dolores Pradera, Clara Montes, Aurora Guirado o El Consorcio, actividad por la que recbió, en 2001, el Premio de la Música a la mejor productora discográfica. A su vez, Rosa ha seguido trabajando e investigando en la canción para niños, inquietud que, como ya he señalado anteriormente, ocupa un importante espacio de sus intereses musicales.

(Fotografías: Gigi y Jordi Socías.)

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)