×
×

Vicky Gastelo

Vicky Gastelo

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 

Detalle autor

Biografía

VICKY SÁNCHEZ. AQUELLA NIÑA.

Dicen que de niña pedía la comida cantando. No había tradición musical en mi familia. La música que se escuchaba en mi casa no iba más allá de lo que sonaba en la radio pero encontré en la música la forma de expresarme.

Pedí un piano a los Reyes Magos, pero como la economía no estaba bollante, me dejaron una guitarra española con una forma, digamos “rara”. Mi madre hoy en día sigue diciendo que se la vendieron como guitarra de estudiante.

Hice mi primera canción con diez años dedicada a mi padre y, como yo hablaba poco y era muy tímida, mi familia se quedó alucinada de que hubiera sido capaz de componerla y de cantarla en público, así que me apuntaron a clases de guitarra.

Mi profesora Rosina nos enseñaba canciones populares y a petición de mi madre me enseñaba aparte, en un rinconcito del salón de su casa, pequeñas piezas con las que aprendía solfeo. Según mi madre, era una prueba para ver si de verdad me gustaba la música. Creo que ese tipo de disciplina me ha hecho la mujer estoica que soy.

Al año siguiente empecé en el conservatorio, donde estudié los tres primeros cursos de piano sin tener piano en casa, no estaba la economía para ese dispendio. Mis padres harían un gran esfuerzo años más tarde para que pudiera tenerlo, pero debían apostar sobre seguro.

Al riempo que estudiaba en el conservatorio, seguía haciendo canciones, hasta que en el instituto uno de mis compañeros me contó que tenían una banda y que buscan teclista. Y allá que fui y así fue como empecé a sumergirme en el mundillo de la música cántabra. Allí conocí a otros músicos; toqué por primera vez en directo música pop –ya había dado varios conciertos de fin de curso en el conservatorio– y me presenté a un concurso de maquetas. Gané ese año y al año siguiente y un productor del jurado me llamó para ofrecerme su estudio y grabar con algunos de los mejores músicos de Cantabria y de nuestro país. Esos músicos eran la banda Bloque, un grupo que había llenado hacía unos años atrás Las Ventas de Madrid.

Realizada aquella primera grabación empecé a tocar por los cafés y pequeñas salas de Cantabria. Aquella maqueta, aprovechando una visita con mi familia a Madrid, la entregué en la compañía de discos Warner. Por cierto, la chica de la recepción de manera mecánica poco más que lanzó mi casete a un cesto que tenía junto a su mesa donde habría unas 50 maquetas más. Salí enfada y dije a mi tía que me acompañaba: “esa chica tendrá que llamarme”.

Y me llamó, ya lo creo que me llamó. Y después Daniel Mezquita, que trabajaba en la compañía discográfica. Les habían gustado los temas y me llamaron para pedirme más; ilusión que lamentablemente al final se quedaría en nada.

En mi casa creyeron que era pronto para irme a Madrid. Con buen criterio me hicieron entender que debía “amueblar la cabeza”, esperar un poco más e intentarlo más tarde, cuando tuviera un “plan b”. Hoy se lo agradezco infinitamente.

                 

EL PRIMER DISCO. "EN LA LUNA".

Así que seguí estudiando y tocando por Cantabria. Por cierto, me anunciaba como Vicky Sánchez. Hasta que ya en el último curso de mi diplomatura, el productor con el que seguí trabajando envío una maqueta a la multinacional Sony Music con un montón de canciones de músicos de la región que pasaban a grabar por su estudio. Y "bingo" otra vez. De nuevo me llamaban de una discográfica, momento en el que conté con el respaldo de mi familia que decidió ayudarme y acompañarme en ese sueño de hacer música.

Iniciamos conversaciones con Sony y grabé mi primer disco “En la luna”. Todas las canciones las seguía grabando en el estudio en Santander y viajaba a Madrid para las diferentes reuniones. Entre otros cambios vitales –en aquel momento– empecé a llamarme artísticamente Victoria Gastelo, en honor a mi abuelo Juan Gastelo que me había regalado mi primer teclado Casio.

"En la luna" se grabó en el estudio de Enrique Sierra de Radio Futura. Una experiencia fascinante y frustrante a la vez. Porque resultó igual de fácil grabarlo como meterlo en un cajón ya que a los pocos meses de entrar en Sony, cambió toda la directiva de la compañía y el nuevo presidente no creyó en mí. Así que abandoné Sony y Madrid y con la ilusión por los suelos me volví a Cantabria.

Durante los meses posteriores fue la primera vez que planeó sobre mí la sombra de dejar la música, aunque en realidad se pasó rápido y unos meses más tarde ya estaba deseando tocar –lo necesitaba–. En aquel momento, más que nunca, necesitaba sacar todo eso que llevaba dentro. Supongo que ahora entenderéis mejor que el siguiente disco lo llamara “Ahórrate las flores” y porqué le di una vuelta a mi nombre artístico llamándome ahora Gastelo. Necesitaba empezar de nuevo y a mi forma.

Aprendí a creer en mi misma. Aprendí a levantarme sola y volver a caminar. Cogí la guitarra de nuevo y regresé a Madrid a entregar maquetas por las salas que programaban conciertos. Toqué mucho. Donde me dejaban repetía, y empezó a venir un grupo de gente a mis conciertos que me animaban a seguir tocando y que me pedían las canciones para escucharlas en su casa. Es ahí donde comienzo un apasionante viaje a la autoedición y grabo mi segundo disco "Ahórrate las flores".

Todavía recuerdo la primera vez que pusieron el primer single "Como el sol" en la radio. Fue en el programa de Goma Espuma y sonó en al apartado de novedades musicales que presentaba el periodista Santiago Alcanda.

"Como el sol" fue uno de los vídeo más radiados en los canales de música. Varios premios, muchos conciertos, mi primera banda en Madrid. Ahora sí sentía estar en la música y a mi manera. Una experiencia maravillosa a la vez que agotadora. Un amigo explica la autoedición como aquel que monta un restaurante y recibe a los comensales y les cocina y les sirve y les cobra y cuando se van limpia y después se va al mercado a seguir comprando género para volver a empezar al día siguiente.

Con "Ahórrate las flores" pude recuperar la inversión con la venta de discos, los derechos de autor y los conciertos.

COMO AUTORA.

Mis canciones han sido y son cantadas por artistas de la talla de Marta Sánchez, Malú, Los Caños, Mónica Molina o la puertorriqueña Ednita Nazario, entre otros. Como adaptadora y letrista han contado conmigo, por ejemplo, Edurne, la alemana Sara Connors o el belga Frank Galán.

Como autora he trabajado en el mundo de la publicidad para compañías tan importantes como la DGT, Mac Donalds, Cruz Campo, Sprite o Caja Duero.

Mis canciones han sonado en series y programas de TV y hasta el periodista Lorenzo Silva ha incluído una de mis canciones en su primera novela de amor Música para feos.

He participado en discos como “Café Libertad 8. El templo de la canción de autor” junto a Ismael Serrano, Jorge Drexler o Pedro Guerra. Me han invitado a cantar en sus discos amigos como Funambulista, Alejandro Martínez, Rebeca Jiménez o Extremoduro.

EL CAMINO DE LA AUTOEDICIÓN. TERCER DISCO.

Tras el segundo disco llegó "En el fondo de los mares" para el que conté con el reconocido productor Carlos Raya, con el que siento que consolido mi lugar en la industria y que me da a conocer a un montón de compañeros. Algunos como Los Secretos, Nacha Popo Quique González me invitan a abrir sus conciertos y otros como Carlos Goñi, Rulo y La Contrabanda, Andrés Suarez, Rubén Pozo, Conchita o Marwan compartimos escenario y cartel.

GASTELO "CON EL VIENTO DE CARA".

Tras el tercer disco, llegó mi último álbum publicado hasta el momento: "Con el viento de cara". Por motivos personales y la imposibilidad de viajar pedí a mi guitarrista José Barragán “Sefo” que viniera a Cantabria para grabar una primera "demo" con los temas nuevos. Supongo que el momento personal que atravieso me empuja a lanzarme a una nueva piscina, esta vez la de la producción musical. Los temas suenan solos y ya he tocado lo suficiente con mi banda como para saber que puedo grabarlo en directo y en cuanto puedo empezar a viajar organizo todo para empezar a grabar de la mano de Bori Alarcón en su estudio Montepríncipe de Madrid.

Dice, quien lo escucha, que "Con el viento en cara" es mi disco más personal, y en realidad no podría sonar de otra forma: escribo la totalidad de las canciones, lo produzco musical y económicamente, canto, grabo la guitarra acústica y el piano y todos los coros del disco. Es un disco sin artificios porque tengo en la cabeza durante toda su creación y grabación intentar que sea un fiel reflejo de mis directos.

"Con el viento en cara" contiene diez canciones. Diez textos escritos desde la honestidad y el oficio. Hablo de alguna traición, formulo críticas a mi propio oficio de la música, hablo de la calle en estos tiempos de crisis e incluso llamo a ese amor que no llega.

Cada disco te permite seguir cumpliendo sueños. "Con el viento de cara" se me abrieron las puertas de México, algunas de sus salas y su gente.

Ahora mismo me encuentro realizando las maquetas de las canciones que formarán parte del que será mi quinto disco; un nuevo disco para seguir cumpliendo sueños, para seguir siendo feliz.... ¡Nos encontramos en el quinto!.

(Fotografías Meta Revuelta y Marta Pich.)

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)