×
×

"CASTAÑUELA 70": Esto Era España Señores

"CASTAÑUELA 70": Esto Era España Señores

Editorial: 
Año publicación: 
Relacionado con: 

• «"Casañuela 70: Esto era España, señores". Por Grupo Tábano y Las Madres del Cordero. En el verano de 1970 se produjo un terremoto social y político en el teatro español. Una obra de ‘teatro independiente’, escapó de su reducto natural, fuertemente custodiado por el régimen a modo de reserva espiritual, y saltó a las carteleras del teatro comercial. Nació así el fenómeno "Castañuela 70, un espectáculo irreverente, políticamente incorrecto para el régimen reinante, disolvente y…, muy divertido.

Sus responsables fueron el grupo teatral Tábano y el grupo musical Las Madres del Cordero. Juntos nos permitieron respirar un aire de libertad durante las escasas semanas en que pudo representarse con normalidad, a teatro lleno tarde y noche. Porque, pasado el estupor de la censura, la policía se inventó unos desórdenes públicos, siempre tan socorridos, para poder dar carpetazo al espectáculo. Lo que no consiguieron es que lo olvidáramos.

Ahora, 31 años después, se presenta el libro en el que los propios protagonistas lo cuentan todo. Libro excepcional y sorprendente dentro del panorama editorial actual, tanto por su contenido como por su estructura y presentación. Incluye un DVD».

• «Castañuela 70 fue un espectáculo crítico y paródico que en la España de los últimos años de la Dictadura fue prohibido después de un éxito extraordinario, convirtiéndose en referente histórico de toda una generación.

Este libro evoca y reconstruye, de manera rigurosa y amena, aquel tiempo lleno de incertidumbres y amenazas, de utopías y riesgos, en que la lucha por la libertad unió a muchos jóvenes y despertó sus impulsos más generosos y creativos.

Hoy, pasados tantos años, los antiguos componentes de Tábano y Las Madres del Cordero han querido reconstruir aquella aventura para seguir impulsando los valores y actitudes que entonces defendieron, con el mismo humor y descaro, sin imposturas ni falsedades, y con un insorbonable espíritu de rebeldía, que hoy mantienen.»

¡Cantad alto! Oiréis que oyen otros oídos. ¡Mirad alto! Veréis que miran otros ojos. ¡Latid alto! Sabréis que palpita otra sangre. No es más hondo el poeta en su oscuro subsuelo encerrado. Su canto asciende a más profundo cuando, abierto en el aire, ya es de todos los hombres.» (Rafael Alberti)