×
×

Hilario Camacho. Cazador de Sueños

Hilario Camacho. Cazador de Sueños

Escritor: 
Editorial: 
Colección: 
Los Autores
Año publicación: 
Tipo publicación: 
Relacionado con: 

«Tratando de resumir de la mejor manera posible los cincuenta años de existencia del músico y cantante Hilario Camacho mantuvimos con él una serie de entrevistas durante las que fuimos testigos de como se operaban cambios en su estado de ánimo, reflejados en el tono de voz o en su semblante, cuando recordaba aquellos momentos duros de la infancia, adolescencia y juventud en los que sostuvo un pulso interior para superar la soledad.

Hilario aceptó el reto de sumergirse en un pasado no muy lejano y dejó fluir cada paisaje de su particular historia sin poner reparos, dando una vuelta de tuerca más a su memoria para sacar lo bueno, y lo menos bueno, que lleva dentro.

Desvelos, dudas, deseos, errores, aciertos... conforman la biografía de este autor comprometido, en todos los sentidos, con el amor.

Y hablando de amor, llegamos al medio de la cuestión. En su música, a la que lleva dedicado cerca de treinta años, Hilario, el hombre, cohabita con el músico, pues no se entiende uno sin el otro, y se muestra tal cual es. Se aproxima a nosotros sin artificio, sin apaños de ningún tipo; huyendo del olvido para no reducir el amor, la tristeza o la alegría a simples nombres; persiguiendo incansable una utopía»- (Texto impreso en la contracubierta del libro).

Indice: 

• Introducción. «El veneno cálido de un lunático". A. Pestaña.
• Entrevista. "El eterno curioso". Ángel Galván.
• Biografia y álbum. "La cara B de la vida".
• Revista de prensa. "El cantor de lenguaje abierto y sensitivo».
• Actuaciones. "El cazador de nubes",
• Discografía y letras. "Canciones de Hilario para todos"
• Referencias. "El hombre libre con alas en las manos".

¡Cantad alto! Oiréis que oyen otros oídos. ¡Mirad alto! Veréis que miran otros ojos. ¡Latid alto! Sabréis que palpita otra sangre. No es más hondo el poeta en su oscuro subsuelo encerrado. Su canto asciende a más profundo cuando, abierto en el aire, ya es de todos los hombres.» (Rafael Alberti)