×
×

La Tertulia (Granada)

Presentación de la Sala

Hace más de 35 años abrió en Granada un bar singular, que en nada o casi nada se parecía a los que poblaban la ciudad. Se trata de la LA TERTULIA, ubicada en la calle Pintor López Mezquita nº 3.

La Tertulia fue la creación de Horacio (Tato) Rébora y Cele García. Viajaron a Granada con la idea de abrir un bar cultural y el 19 de abril de 1980 lo inauguraban de manera discreta, sin imaginar que pronto alcanzaría una notoriedad que lo ha convertido en escenario privilegiado de la historia cultural de la ciudad.

Originariamente, La Tertulia fue un bar librería. Pronto empezaron a aparecer por allí y a convertirse en clientes fijos –tal vez habitantes sería una palabra más apropiada– algunos jóvenes poetas acompañados por su maestro –el profesor Juan Carlos Rodríguez–; poetas como Javier Egea, Álvaro Salvador 0 Luis García Montero que idearon allí el manifiesto de La Otra Sentimentalidad, que fue muy importante en la poesía española de la época.

También pasaron por La Tertulia escritores como Rafael Alberti, Jaime Gil de Biedma, Ángel González, Juan Agustín Goytosolo, Juan Gelman, Mario Benedetti, Caballero Bonald, José Saramago, Vargas Llosa y un largo etcétera.

Músicos como Joaquín Sabina, Enrique Morente, Javier Ruibal, Aute, Paco Ibáñez, Amancio Padra, Javier Krahe –que siempre que venía a Granada hacía una visita–; o leyendas del tango como Roberto Goyeneche, Eladia Blázquez, Osvaldo Pugliese, Adriana Varela... se sentaron en alguna de sus mesas “que nunca preguntan”, como reza el famoso tango de Discépolo.

Al igual que surgieron de la La Tertulia nuevas generaciones literarias, también se generaron movimientos musicales con la presencia de cantautores como Fran Fernández, Fede Comín, José Antonio Delgado, Elena Bugedo, Patricia Lázaro, Alberto Alcalá, Juan Trova… que empezaron sobre las tablas de su escenario.

A día de hoy continúa siendo un referente en la ciudad de Granada y mantiene una programación cultural estable que abarca casi todos los días del mes. Recitales de poesía, conciertos, teatro, clases… O simplemente la copa compartida, los encuentros casuales, el placer de la soledad, la aventura nocturna, la conversación cómplice. Amigos, copas, charlas, amores, encuentros, desilusiones, soledades…

«Es cierto que la vida en ocasiones -largas, largas a veces- nos amarga. Y es preciso sacarnos su amargura, a gritos, de la boca. Eso hicieron los "cantautores": contagiarnos desesperadamente su esperanza... Un ramo de esperanzas sonoras, vociferantes, contestatarias... Una esperanza en marcha que se echó a cantar por los caminos apasionadamente.» (Antonio Gala)